Valparaíso será sede del 12° Seminario Internacional – Provial 2016

Valparaíso puede usar todas estas definiciones que arman, en lo posible, una ciudad poco calificable. Este puerto, el más importante de Chile, con orígenes que datan desde 1536, es un lugar para experimentar.

No hay una versión oficial del número de cerros que rodean a la bahía de Valparaíso; se dice que 42. Desde cada uno de ellos se descuelgan casas de colores diferentes que conforman un laberinto gigante de callejuelas, largas escalinatas y miradores. Cerros y mar son los límites naturales de Valparaíso, mientras que en su casco urbano puedes apreciar bellos conjuntos arquitectónicos, estrechas calles y algunos trolebuses.

Declarada Patrimonio Mundial por la Unesco el año 2003, su geografía se ha poblado desde ese entonces de nuevos hoteles, restaurantes y librerías que han renovado su carácter clásico. Aun así, perdura la cultura portuaria, principal sustento histórico de “Pancho” -como cariñosamente le dicen a esta ciudad-, que es visible especialmente en el barrio puerto. No hay que irse de la ciudad sin subir a alguno de los ascensores patrimoniales al aire libre que aún existen o dar una vuelta a la bahía en alguna lancha del puerto. Tampoco puedes dejar de probar la chorrillana –papas, cebolla, huevo y carne frita– o salir de fiesta en la subida Ecuador.

Hay eventos importantes como los Carnavales Culturales, una fiesta ciudadana y cultural, o el Año Nuevo en el Mar, fiesta del 31 de diciembre que corona el fin del año con fuegos artificiales durante 30 gloriosos minutos.

Fuente: ChileTravel